viajero o turista

Viajero o Turista

Hay mucha diferencia entre ser un viajero y ser un turista, tienen formas de viajar completamente diferentes. Podríamos decir que lo único que tienen en común estos dos tipos de personas son el viaje y la cámara de fotos.

Algunas de las diferencias son:

  • El periodo de viaje: El turista va con unas fechas fijas de ida y de vuelta, sin embargo, el viajero no tiene fecha límite para volver a su país, vuelve cuando lo cree oportuno.
  • Actividades a realizar: El turista planifica paso por paso sus actividades, para no perderse nada del lugar que va a visitar. Pero el viajero planifica su destino con detalles mínimos. Siempre deja un margen en su agenda por si quiere cambiar de rumbo.
  • El estereotipo: El viajero se asocia a la imagen de un mochilero, con poco dinero pero con ganas de recorrer el mundo, mientras que un turista se asocia a una persona con ropa cómoda y cámara de fotos colgada al cuello.
  • Las costumbres: Un viajero intenta adaptarse al lugar donde va e integrarse en esa sociedad, sin embargo, un turista va con sus costumbres, sin intención de adaptarse, sólo de conocer su cultura sin ejercerla.

Si eres un turista pero quieres ser o sentirse un viajero, te dejamos unos tips para que tu viaje sea diferente:

  1. Olvida las fotos: No es nada malo sacar fotos, pero saca las suficientes para tener buenos recuerdos. Si pasas todo el día echando fotos no disfrutarás de cada detalle en la realidad, sino que cuando llegues a casa y veas las fotos empezaras a encontrar esos detalles que no habías visto. Es mejor vivir esos momentos en directo y tener las fotos en la memoria antes que en el papel.
  2. Escapa de los sitios turísticos: Restaurantes para extranjeros, guías turísticas, etc. Busca personas de la zona que se ofrezcan como guías turísticos, que te lleven a lugares que los turistas no conocen nunca sin embargo los viajeros y la gente de la zona sí. Sal de la ruta típica de las ciudades, hay sitios con encanto que no están en esas rutas.
  3. Intenta hablar su idioma: Seguramente nos hemos dado cuenta que cuando los turistas vienen a nuestra ciudad no intentan hablar nuestro idioma. Esas personas se están perdiendo lo más importante de conocer otra cultura: la gente. Hablar, socializar con gente de la zona enriquecerá mucho el viaje y ¿quién sabe? Quizás puedas encontrar una gran amistad.
  4. Apúntate a una clase de cocina local: Seguramente aparte de pasar un buen rato aprenderás a hacer alguna comida típica del lugar que podrás cocinarle a tu familia y amigos cuando vuelvas del viaje.
  5. Usa el transporte público: Deja tu coche en un parking barato en el aeropuerto y usa el transporte público de la zona junto con los lugareños que van a trabajar todas las mañanas. Usa la bicicleta, camina, toma tu tiempo para no perderte nada, detente cada vez que lo necesites, mantén tus sentidos alertas, cambia los filtros por las ganas de conocer.

Hay mucha diferencia entre ser un turista y un viajero. Atrévete a ser un viajero aunque sea una vez en la vida, sin duda, es una experiencia que vale la pena vivir.