Estar cómodos en el avion

Cómo estar cómodo en un viaje largo en avión

El avión es en sí el transporte más cómodo para viajar, sus asientos son confortables y puedes leer, ver tu móvil, una película o dormir sin preocuparte de conducir o mirar en qué parada bajarte si vas en bus. Simplemente te subes y desconectas.

Pero también es cierto que, cuando hacemos un viaje largo, es incómodo estar sentado todo el tiempo y no poder moverte de un lado para otro, por ello, queremos darte unos consejos para que viajes lo mejor que puedas.

  1. Cuando vayas a comprar tu viaje asegúrate que reservas un buen asiento. Según lo que tengas pensado en tu viaje te convendrá uno u otro. Por ejemplo, si te levantas muchas veces para ir al baño o para estirar las piernas, tendrás más comodidad en un asiento al lado del pasillo. Si por el lado contrario lo que quieres es estar en tu asiento, durmiendo o leyendo y no tienes pensado levantarte te sentirás mucho más cómodo en el asiento de al lado de la ventana.
  2. Llévate todo lo que necesites para estar tan bien como en el sofá de tu casa. Si es un viaje largo es muy importante llevarse los artículos de viaje adecuados como pueden ser: una almohada para que no te duela el cuello, lleva un mp3 o música en tu móvil, un viaje con música siempre es más entretenido y se pasan las horas más rápido, puedes llevar un libro que te guste o buscarlo en formato e-book para poder llevar todos los que quieras sin que ocupen sitio en tu bolso de mano y por último si tienes un portátil y te encantan las películas puedes llevarlo con todas las que quieras.
  3. El avión tiene compartimentos encima de los asientos, coloca ahí todo el equipaje de mano que no uses en el momento. Te sentirás más libre si no viajas todo el tiempo rodeado de ellos.
  4. Lleva caramelos y chocolates que te gusten para poder comer durante el viaje. Comiendo también se pasan las horas más rápido.
  5. Intenta no mirar muchas veces la hora en el avión ya que te puede parecer mucho más largo. Si no miras el reloj “las horas se te pasarán volando”.
  6. Si te cansas de estar en el asiento, da un paseo por el pasillo, ve al cuarto de baño. Puedes moverte libremente por el avión.
  7. Y por último… No te olvides de disfrutar tu viaje.