cosas que se nos olvidan en los viajes

Cosas útiles que se nos olvidan al viajar

Cuando preparamos todo para viajar hay detalles en los que no pensamos. Son detalles pequeños, pero sólo nos acordamos de ellos en el momento que sucede alguna situación especial y los echamos en falta.

Pensar en las pequeñas cosas que usamos a diario nos ayudará a no olvidarnos nada.

Veamos algunos ejemplos y seguro descubres que son cosas que se te olvidan a ti, ¿por qué? Simplemente porque a todos nos pasa…

Vamos a verlas:

  1. Tapones para los oídos. ¿Quién va a pensar que esto hace falta? Los uses o no los uses normalmente en casa, para salir de viaje pueden ser muy útiles y puede que los eches de menos en algún momento del viaje. Por ejemplo, si el viaje es largo y vas rodeado de personas, ya sea en un autobús, coche o avión, si están hablando y quieres dormir, pero el ruido es molesto, los tapones ayudarán a descansar. Hay países que hacen oraciones por la noche y las trasmiten por altavoces de la ciudad, si estas durmiendo en un hotel y tienes cerca uno puede despertarte, sin embargo, con los tapones no escucharás nada.
  2. Cargador portátil. Es muy diferente a cargador del portátil. Pero no te has equivocado al leer, has leído bien. Si no sabías que existían es un buen momento para descubrirlo. Si te vas a quedar sin batería en el móvil o cualquier aparato electrónico que uses y no hay enchufe cerca, puedes sacar tu cargador portátil de la mochila y… ¡Magia! Conéctalo y no te quedes sin batería.
  3. Almohada hinchable para dormir. Si no quieres cargar con la almohada grande puedes llevar una que se hinche, y la podrás guardar cuando termines de usarla. No ocupa sitio y te hará más cómodo el viaje. Además, podrás elegir el modelo y la tela que más te guste.
  4. Libro o ebook. Es algo que no se suele coger ya que se piensa que habrá suficientes distracciones con el móvil o portátil, pero siempre es útil por si se acaba la batería y olvidamos el cargador portátil. Es un buen pasatiempo. Si viajas mucho es mejor un ebook, ya que podrás llevar todos los libros que quieras y no te ocuparan sitio en la maleta.
  5. Música. La música siempre es buena, sea para entretenerte, para leer, para dormir, para levantar el ánimo, para relajarse… Nunca debería faltar música en un viaje. Además, con la tecnología de hoy en día no hace falta llevarse un instrumento y un amigo que sepa tocarlo, simplemente basta con ponerla en el móvil, mp3, portátil, etc.

Como habrás podido comprobar, son cosas muy útiles. Además de esto no podremos olvidar las cosas importantes como los documentos, las llaves de casa, dejar el coche en un parking o coger el carnet de conducir y los papeles del coche si vamos a viajar en él, los pasajes de avión o autobús… En fin, hay cosas importantes que no debemos olvidar y cosas útiles que no querremos olvidar. ¡Buen viaje!

evitar mareos durante el vuelo

Prevenir el mareo en vuelos largos

¿Por qué nos mareamos en el avión? El mareo se produce debido a que lo que vemos es diferente a lo que el equilibrio de nuestro cuerpo percibe.

Esto es consecuencia del movimiento del avión, ya que, al implicar movimiento horizontal y vertical el cerebro recibe mensajes contradictorios y eso da lugar a la sensación de mareo.

Hay varias cosas que podemos hacer para evitarlo:

  1. Si se sienta en el asiento más cercano al ala del avión sentirá menos el movimiento, por tanto es menos probable que termine con sensación de mareo.
  2. Si viaja en un avión pequeño debe saber que las turbulencias y el movimiento se notarán más. Los aviones grandes están equipados con estabilizadores que reducen el exceso de movimiento.
  3. Coma alimentos ligeros y saludables antes de su viaje. Si come comidas pesadas se sentirá mal y eso ayudará a aumentar la sensación de mareo. Además, al comer comidas pesadas se descansa peor y es mejor intentar ir relajado todo el viaje.
  4. Si durante el vuelo comienza a sentirse mal siempre es bueno llevar y poder comer galletas de jengibre o chicles. Comer poquito a poco reducirá el malestar.
  5. Intente sentarse en la ventana. Aunque lógicamente la ventana no se puede abrir ayudará mirar el horizonte. Si usted tiene miedo a las alturas no es una buena idea este asiento, pero puede llevar música, cerrar los ojos y concentrarse en otras cosas.
  6. Puede encender el aire que habrá encima de su asiento. Esto dará la sensación de estar al aire libre y disminuirá el malestar.
  7. Hay medicamentos como la biodramina que se puede tomar para evitar esas sensaciones.
  8. Beba agua durante el viaje para mantenerse hidratado. Evite el consumo de cafeína.

Estos consejos le ayudarán a reducir el mareo y la sensación de malestar durante el viaje. De esta manera podrá tener un vuelo tranquilo y agradable.

viajero o turista

Viajero o Turista

Hay mucha diferencia entre ser un viajero y ser un turista, tienen formas de viajar completamente diferentes. Podríamos decir que lo único que tienen en común estos dos tipos de personas son el viaje y la cámara de fotos.

Algunas de las diferencias son:

  • El periodo de viaje: El turista va con unas fechas fijas de ida y de vuelta, sin embargo, el viajero no tiene fecha límite para volver a su país, vuelve cuando lo cree oportuno.
  • Actividades a realizar: El turista planifica paso por paso sus actividades, para no perderse nada del lugar que va a visitar. Pero el viajero planifica su destino con detalles mínimos. Siempre deja un margen en su agenda por si quiere cambiar de rumbo.
  • El estereotipo: El viajero se asocia a la imagen de un mochilero, con poco dinero pero con ganas de recorrer el mundo, mientras que un turista se asocia a una persona con ropa cómoda y cámara de fotos colgada al cuello.
  • Las costumbres: Un viajero intenta adaptarse al lugar donde va e integrarse en esa sociedad, sin embargo, un turista va con sus costumbres, sin intención de adaptarse, sólo de conocer su cultura sin ejercerla.

Si eres un turista pero quieres ser o sentirse un viajero, te dejamos unos tips para que tu viaje sea diferente:

  1. Olvida las fotos: No es nada malo sacar fotos, pero saca las suficientes para tener buenos recuerdos. Si pasas todo el día echando fotos no disfrutarás de cada detalle en la realidad, sino que cuando llegues a casa y veas las fotos empezaras a encontrar esos detalles que no habías visto. Es mejor vivir esos momentos en directo y tener las fotos en la memoria antes que en el papel.
  2. Escapa de los sitios turísticos: Restaurantes para extranjeros, guías turísticas, etc. Busca personas de la zona que se ofrezcan como guías turísticos, que te lleven a lugares que los turistas no conocen nunca sin embargo los viajeros y la gente de la zona sí. Sal de la ruta típica de las ciudades, hay sitios con encanto que no están en esas rutas.
  3. Intenta hablar su idioma: Seguramente nos hemos dado cuenta que cuando los turistas vienen a nuestra ciudad no intentan hablar nuestro idioma. Esas personas se están perdiendo lo más importante de conocer otra cultura: la gente. Hablar, socializar con gente de la zona enriquecerá mucho el viaje y ¿quién sabe? Quizás puedas encontrar una gran amistad.
  4. Apúntate a una clase de cocina local: Seguramente aparte de pasar un buen rato aprenderás a hacer alguna comida típica del lugar que podrás cocinarle a tu familia y amigos cuando vuelvas del viaje.
  5. Usa el transporte público: Deja tu coche en un parking barato en el aeropuerto y usa el transporte público de la zona junto con los lugareños que van a trabajar todas las mañanas. Usa la bicicleta, camina, toma tu tiempo para no perderte nada, detente cada vez que lo necesites, mantén tus sentidos alertas, cambia los filtros por las ganas de conocer.

Hay mucha diferencia entre ser un turista y un viajero. Atrévete a ser un viajero aunque sea una vez en la vida, sin duda, es una experiencia que vale la pena vivir.